Llámanos 915604567
C/ Antonio de Leyva, 8 28019 Madrid

Inversión en inmuebles, primeros pasos ne (1 de 3)


por Oscar Merino

Fecha :- 27 abr 2021

«La inversión en inmuebles», dicho así a cualquier profano se le hace grande. Estas palabras se pueden traducir en «ahorro en inmuebles», ¿parece más cercano, o menos agresivo?

La diferencia entre invertir y ahorrar? Parece lo mismo pero hay matices que lo hacen diferente:

Ahorrar: reservar una parte en previsión de necesidades futuras. En economía es sencillamente la parte que no se destina al consumo (gastar), el remanente. En la economía moderna el ahorro se refleja en las cuentas corrientes en entidades bancarias, en concreto lo que refleja nuestro saldo bancario.

Invertir: consiste en destinar ahorro a activos en los que esperamos rentabilidad. Siempre que tomamos esta decisión asumimos riesgo (la famosa escala de riesgo de 1 a 7 MIFID II). Y cuando decimos siempre, es siempre. Todas las inversiones lo tienen, desde conservar billetes a contratar «warrants» En qué se materializa el acto de invertir? En España es habitual ir al banco a preguntar qué hacer con el dinero ahorrado en la cuenta corriente (momento que el empleado de turno de la entidad bancaria aprovecha para colocarle el producto que le han dicho que venda). Pero ya adelanto, hay muchos otros canales para invertir nuestro dinero, más allá del canal bancario.

Comprar una vivienda a qué categoría corresponde, ¿ahorrar o invertir?

Por mucho que la vivienda corresponda a nuestro domicilio habitual, comprar una vivienda es un acto de inversión, aunque no tengamos la intención de obtener una rentabilidad. Dicho de otro modo, nuestra vivienda cotizará al alza y a la baja en función del mercado inmobiliario en que se ubique, bien en función de los precios de compra venta, bien en función de los precios de alquiler (según la TIR). Y por tratarse de un acto de inversión, tiene riesgo, pero puesto que no tenemos intención de vender no nos informamos de su valor de venta (valor liquidativo) pese a que su precio fluctúe igual que cualquier otro activo, en definitiva miramos para otro lado.

De hecho en España del 70% al 80% de las viviendas (fuente fotocasa) se compran mediante créditos hipotecarios, es decir utilizando apalancamiento, todavía más arriesgado, y plazos de 30 años, todavía más, pero entender los riesgos de comprar «apalancado» excede de este post por lo que lo dejamos para próximas entregas (inflación/deflación, desempleo, regulatorio, tipos de interés, ciclo económico, crecimiento, decrecimiento)

No percibimos el riesgo, porque está impregnado en la cultura de nuestro país, de nuestros políticos y de nuestro sistema (ojo, también en el de otros países, Estados Unidos sin ir más lejos) La expresión «los pisos nunca bajan» ha sido el mantra, truncado en 2008, y puesto de manifiesto por los medios de comunicación, a base de bien, que se encargan de martillear las mismas noticias negativas, sin aportar nada nuevo. En concreto, la vivienda, es un bien de primera necesidad, protegido por la Constitución Española del 78, lo que la convierte a su vez, en un vehículo de inversión con un riesgo regulatorio adicional, todo español tiene derecho a una vivienda digna (Título I , artículo 47)…

¿Entonces qué hago, quiero comprar un inmueble? fácil, como para muchas otras cosas en la vida, mucha cabeza, lápiz y papel. Con sumar restar y dividir tendrás la mitad del trabajo hecho. Continúa leyendo